San Luis en invierno

Necesitaba parar antes de terminar de explotar. Después de un verano donde lejos de descansar, terminé aún más agotada, más estresada y más triste, necesitaba unos días para relajar. Quería desenchufarme unos días, sola o acompañada. Vagar por algún lado, disfrutar de la naturaleza, leer, dormir. No pedía demasiado.

Del país me quedan aún unos cuantos rincones por conocer, y otros tantos a los que quisiera volver. Así, elegí Merlo, en San Luis. Quería conocer ese rincón tan apreciado de la provincia, y desde allí ir al Parque Nacional Sierra de las Quijadas.

Debo decir que resultó. Una semana de descanso, de relajar, de disfrutar los paisajes y la naturaleza, de conocer nuevos lugares asombrosos, de tomar mate al sol y cargarse de energías. El tiempo acompañó, con días de sol sin frío que llenaron de color mi cara y de fuerza a mi corazón.

Una vez más, descubrir en el terreno lo que había estudiado en los libros fue algo asombroso y a la vez emocionante. Tengo siempre esa rara sensación al ver que aquello que siempre estudié, y que enseño en la escuela, de verdad existe. Será que sólo se comprende lo que se vive, y vivir la naturaleza, el terreno, los paisajes, es apropiarse de ellos y captar su esencia.

1. Llegar a las sierras – Villa Carlos Paz, Córdoba.
2. La quebrada del condorito – Parque Nacional Quebrada del Condorito, Córdoba.
3. La villa de Merlo – Merlo, San Luis
4. La Sierra de las Quijadas – Parque Nacional Sierra de las Quijadas, San Luis
5. Los ríos en Merlo – Merlo, San Luis
6. La Carolina vale oro – La Carolina, San Luis
7. Alrededor de Merlo – Bajo de Veliz, San Luis; La Paz y Loma Bola, Córdoba.
8. De las altas cumbres a la pampa – Camino de las Altas Cumbres, Córdoba

Consejo de viajero: Aún en invierno, llevar protector solar y usarlo.

Anuncios