Evitar la tentación

A partir de la lectura colectiva de la Divina Comedia

Purgatorio. Canto 8. “Aguza bien aquí la vista, ¡oh lector[49]!, para descubrir la verdad; porque el velo es ahora tan sutil que te será en efecto sumamente fácil atravesarlo” (Pur 8)

Así como el cartel que nos dice que abandonemos toda esperanza antes de entrar al infierno (Inf 3), Dante inicia el canto diciendo que abramos los ojos para ver la verdad, porque nos va a hablar alegóricamente. Es que aquí, entra al valle la serpiente, aquella que tentó a Eva generando el pecado original, y aparecen dos ángeles encargados de espantarla. Sordello dice que es algo que sucede cada día; y ya no le sorprende. Sin embargo, las almas del purgatorio ya no pueden se tentadas. Lo hecho, hecho está. Entonces, ¿para qué aparece la serpiente?

En la nota de mi edición, el autor (Chiclana) explica la analogía:

La serpiente (tentación) ataca por donde más indefenso está el valle (el alma), avanzando por entre hierbas y flores (los placeres mundanos) y alisándose la piel (disimulándose con engaños).

La presencia de la serpiente allí, diariamente, podría estar recordando día a día la tentación en la que cayeron las almas en el pasado, y que por algo están allí, tratando de entrar al purgatorio, para liberarse de sus errores. El purgatorio es un tiempo para meditar y reflexionar, para purificarse. La serpiente aparece enre los negligentes, justamente aquellos que postergaron lo divino en pos de lo mundano.

Los ángeles, que con su sola presencia hacen que la serpiente huya, representan el poder de Dios. Así, lo que vemos es que sólo cuando nos protegemos en Dios podemos enfrentar la tentación. Dante nos quiere aleccionar durante todo el camino para que aprendamos de su viaje y evitemos estos penares.

Anuncios