Elevarse

A partir de la lectura colectiva de la Divina Comedia

Purgatorio, canto 33. Dante dice: “¿por qué vuestra deseada palabra se eleva tanto sobre mi entendimiento, que cuanto más procuro comprenderla menos lo consigo?” Querido Dante, me pasa igual. Hace varios cantos que debo leer y releer para entender.

¿Por qué será que nos resulta más cercano y más entretenido el infierno, que este purgatorio que vamos a abandonar? Tal vez será más cercano a nuestra naturaleza, tal vez será que en el error y la falla encontramos el aprendizaje. Será que la piedad es más un motor de reflexión que la mera contemplación. Me asusta pensar que el hombre no pueda estar nunca en armonía, que todo tenga que ser complicado para que lo entienda y lo aproveche.

Dante atraviesa con Estacio un nuevo río de purificación. Ha olvidado su experiencia de pecado en el Leteo… tal vez al fin y al cabo de eso se trate: aprender, y una vez entendido, olvidar y quedarse con la sensación de purificación. Está claro que en el mundo con sus miserias, el desafío de no caer es continuo. Se nos complica imaginar un bienestar eterno sin urgencias que resolver.

Anuncios