El poder de la boca

A partir de la lectura colectiva de la Divina Comedia

Purgatorio, canto 23. Los glotones entonan cantos de alabanza: la misma boca que sirvió para su pecado, es la que ayuda a purgarlo. Aquí no comen ni beben, pero los aromas que emana el árbol los llenan de deseos. Están famélicos, demacrados, en la piel y los huesos.

Algo que me quedó de la lectura es la reflexión sobre la boca; una parte del cuerpo que tantas veces pasamos por alto y que tiene una significación enorme. Aquí por la boca se pecó, y por la boca se alaba. La boca es el único lugar de entrada a nuestro cuerpo; por allí entra el alimento y el agua, aquello que nos nutre o nos satura. Por la boca hablamos, no solo con palabras sino desde la gestualidad: la boca sonríe, se frunce, besa.

Anuncios