Cultivar la fe

A partir de la lectura colectiva de la Divina Comedia

Purgatorio. Canto 7. El prado el que llegan es hermoso; se ve que el Purgatorio está pensado para pasar mucho tiempo. Lo que me llama la atención es la enumeración minuciosa que Dante viene haciendo de todos los que encuentra allí. Es como que pasara revista de dónde fue a parar cada personaje público que conoció en la Tierra, o de los que se oyó nombrar.

Para un lector de este tiempo resulta más que aburrido, ya que son tan lejanos a nosotros que nos resultan tremendos desconocidos, pero intuyo que para la época era super apasionante saber dónde fueron a parar todos. Imagino a los italianos leyendo la Divina Comedia como quien lee hoy la revista de chimentos. Evidentemente el morbo de inmiscuirse en la vida de los otros aún cuando no nos compete es atemporal.

Pero me detengo a pensar en el motivo por el cual las almas están allí en ese prado. Dante dice que es porque fueron negligentes, y en este sentido, cabe aclarar que se refiere a la fe. Los anteriores fueron pecadores que se arrepintieron a último momento, justo antes de morir. Éstos fueron los que postergaron la fe en pos de los bienes mundanos: riquezas, prestigio, poder…

Está claro que no llevaremos a la otra vida nada de nuestras cosas materiales, ni siquiera nuestro cuerpo; está claro que mientras estemos en este mundo, necesitamos de las cosas materiales y debemos ocuparnos de ellas, sobre todo de nuestro cuerpo. ¿Qué es esta negligencia? Vivir para las cosas, vivir para el cuerpo. Creer que la muerte está muy lejos, cuando nadie tiene la vida comprada ni sabe cuándo se le va a acabar.

¿Y qué es ocuparse de la fe? Creo que tampoco es pasarse el día rezando. Es ocuparse de los otros, de cultivar los valores, de desapegarse del mundo, de disfrutar las cosas esenciales, de aprender, de volverse cada día más sabio y respetuoso, más humilde. Debería llevarnos cada vez más a invertir menos tiempo en las cosas que en el espíritu… y cultivando el espíritu es cuando cultivamos la fe…

Anuncios