Prisioneros del tiempo

A partir de la lectura colectiva de la Divina Comedia

Infierno, canto 10. Finalmente el ángel logró abrirles la puerta. Los herejes que están en este círculo son fruto de las luchas político-religiosas que se ven con tanto detalle en “El nombre de la rosa” de Umberto Eco, novela que está ambientada apenas unos años después que la Divina Comedia.

Allí se encuentran contemporáneos de Dante, de facciones opuestas a él. Entre ellos, emerge de la tumba Farinata. Es llamativo que lo que más lo atormenta no es lo que le está pasando en el infierno, sino las cuestiones políticas del pasado. Le preocupa más que su facción no ha sabido volver del exilio. Es entonces cuando dice: “vemos sólo las cosas alejadas, porque sólo así nos ilumina la luz de la verdad. Cuando están próximas, todo nuestro intelecto es vano” (Inf 10). Parte de su condena es no poder ver el presente; vivir atrapado entre el pasado que recuerda y el futuro que vaticina.

Y nosotros… cuántas veces elegimos voluntariamente esta condena… cuántas veces vivimos masticando el pasado y pensando en un futuro que cuando llega convertido en presente, dejamos pasar sin prestarle atención pensando incansables en lo que vendrá …

Anuncios