Pluralidad de miradas codificadas

A partir de la lectura colectiva de la Divina Comedia

Infierno, canto 31. Entramos al noveno círculo, llegando ya casi al final del viaje. Los gigantes, que han desafiado el poder de los dioses, custodian el recinto, donde se encuentra el Diablo, que ha desafiado al propio Dios. Aparece como recurrente la diversidad de lenguas, como castigo a la desobediencia.

Cómo cambian las perspectivas… hoy sabemos que cada lengua es una forma de codificar la realidad, y que como las realidades son diversas, las lenguas reflejan esas riquezas. Que donde vemos “hielo” un finlandés vea una pluralidad de conceptos, o donde vemos “arena” un beduino tenga una multiplicidad de ideas diferenciadas, habla de nuestros contextos de vida. Y cuando somos pacientes, tolerantes, conscientes de esa diferencia, podemos zanjar los conflictos y entendernos un poco más.

Curiosamente, la palabra es fuente de malos entendidos sobre todo entre los que hablamos la misma lengua. Escuchamos conceptos, pero tal vez no intencionalidades. Escuchamos lo que queremos oir, confiados de que entendemos el mensaje porque entendemos el código… y la realidad engaña… o será que hay tantas realidades como personas…

Donde el Quijote vio gigantes, había molinos. Donde Dante ve torres, hay gigantes. El Quijote ansiaba pelear y mostrar su heroismo, Dante desea evadir los conflictos. Ejemplos de miradas condicionadas por los sentimientos…

Anuncios