Entre amigas

Para leer en forma interrogativa

Has visto,
verdaderamente has visto
la nieve los astros los pasos afelpados de la brisa.
Has tocado,
de verdad has tocado
el plato el pan la cara de esa mujer que tanto amas.
Has vivido
como un golpe en la frente
el instante el jadeo la caída la fuga.
Has sabido
con cada poro de la piel sabido
que tus ojos, tus manos, tu sexo, tu blando corazón
había que tirarlos,
había que llorarlos,
había que inventarlos otra vez.

Hoy almorzamos con Jesi y Nati en un pequeño rincón tranquilo en el barrio de Agronomía, llamado Rayuela. El poema en la pared me pareció hermoso. Poco a poco encuentro poemas, cuentos y pequeñas lecturas de Cortázar (lo mismo me pasa con Borges), que me gustan, que me atraen, que encuentro interesantes; si bien el libro al que alude el nombre del bar lo padecí y lo terminé en un esfuerzo por ver si pegaba un giro y finalmente le encontraba un sentido.

Comimos una comida gourmet muy sabrosa, pero para mí lo mejor fue el cafecito con el budín de zanahoria con avena y nueces, perfumado de canela, que acompañó nuestra charla. Charla profunda; hablamos de la vida, la familia y los espectáculos que hemos visto, como solemos hacer; hablamos de nuestras amigas, con preocupación y cariño, y hablamos de libros, experiencias literarias. El bar nos llevó a hablar de nuestros acercamientos a los grandes escritores y a la filosofía. Fue super lindo conversar sobre eso.

La tarde estaba gris y fresca, pero tibio y soleado el corazón. Tenemos que repetirlo más seguido. Mientras tanto, voy a buscar la receta del budín. En internet alguna tiene que haber!!

Anuncios

Hoy llueve…

Rain Princess - Leonid Afremov

Rain Princess – Leonid Afremov

LLUVIA

La lluvia tiene un vago secreto de ternura,
algo de soñolencia resignada y amable,
una música humilde se despierta con ella
que hace vibrar el alma dormida del paisaje.

Es un besar azul que recibe la Tierra,
el mito primitivo que vuelve a realizarse.
El contacto ya frío de cielo y tierra viejos
con una mansedumbre de atardecer constante.

Es la aurora del fruto. La que nos trae las flores
y nos unge de espíritu santo de los mares.
La que derrama vida sobre las sementeras
y en el alma tristeza de lo que no se sabe.

La nostalgia terrible de una vida perdida,
el fatal sentimiento de haber nacido tarde,
o la ilusión inquieta de un mañana imposible
con la inquietud cercana del color de la carne.

El amor se despierta en el gris de su ritmo,
nuestro cielo interior tiene un triunfo de sangre,
pero nuestro optimismo se convierte en tristeza
al contemplar las gotas muertas en los cristales.

Y son las gotas: ojos de infinito que miran
al infinito blanco que les sirvió de madre.

Cada gota de lluvia tiembla en el cristal turbio
y le dejan divinas heridas de diamante.
Son poetas del agua que han visto y que meditan
lo que la muchedumbre de los ríos no sabe.

¡Oh lluvia silenciosa, sin tormentas ni vientos,
lluvia mansa y serena de esquila y luz suave,
lluvia buena y pacifica que eres la verdadera,
la que llorosa y triste sobre las cosas caes!

¡Oh lluvia franciscana que llevas a tus gotas
almas de fuentes claras y humildes manantiales!
Cuando sobre los campos desciendes lentamente
las rosas de mi pecho con tus sonidos abres.

El canto primitivo que dices al silencio
y la historia sonora que cuentas al ramaje
los comenta llorando mi corazón desierto
en un negro y profundo pentagrama sin clave.

Mi alma tiene tristeza de la lluvia serena,
tristeza resignada de cosa irrealizable,
tengo en el horizonte un lucero encendido
y el corazón me impide que corra a contemplarte.

¡Oh lluvia silenciosa que los árboles aman
y eres sobre el piano dulzura emocionante;
das al alma las mismas nieblas y resonancias
que pones en el alma dormida del paisaje!

Federico García Lorca

Para el 2014 que llega

rm_04apr_2004cal_eunice

Si me tengo que poner objetiva, vengo creciendo año a año. La mudanza, los mejores trabajos, las situaciones afectivas, los viajes, los amigos. Sin embargo, algo si me pongo subjetiva, algo me pesa y me llevó a caer en el 2013. Por eso, encontré este poema de Benedetti que me gustó y me emocionó como para tenerlo en cuenta en este año que comienza. Para confiar y no repetir errores. Para creer un poco más en mí y seguir avanzando!

No te rindas, aún estas a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras, enterrar tus miedos,
liberar el lastre, retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frio queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda y se calle el viento,
aun hay fuego en tu alma,
aun hay vida en tus sueños,
porque la vida es tuya y tuyo tambien el deseo,
porque lo has querido y porque te quiero.

Porque existe el vino y el amor, es cierto,
porque no hay heridas que no cure el tiempo,
abrir las puertas quitar los cerrojos,
abandonar las murallas que te protegieron.

Vivir la vida y aceptar el reto,
recuperar la risa, ensayar el canto,
bajar la guardia y extender las manos,
desplegar las alas e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos,

No te rindas por favor no cedas,
aunque el frio queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento,
aun hay fuego en tu alma,
aun hay vida en tus sueños,
porque cada dia es un comienzo,
porque esta es la hora y el mejor momento,
porque no estas sola,
porque yo te quiero.

Mario Benedetti

Ajedrez

En su grave rincón, los jugadores 
rigen las lentas piezas. El tablero 
los demora hasta el alba en su severo 
ámbito en que se odian dos colores. 

Adentro irradian mágicos rigores 
las formas: torre homérica, ligero 
caballo, armada reina, rey postrero, 
oblicuo alfil y peones agresores. 

Cuando los jugadores se hayan ido, 
cuando el tiempo los haya consumido, 
ciertamente no habrá cesado el rito. 

En el Oriente se encendió esta guerra 
cuyo anfiteatro es hoy toda la tierra. 
Como el otro, este juego es infinito. 

II 

Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada 
reina, torre directa y peón ladino 
sobre lo negro y blanco del camino 
buscan y libran su batalla armada. 

No saben que la mano señalada 
del jugador gobierna su destino, 
no saben que un rigor adamantino 
sujeta su albedrío y su jornada. 

También el jugador es prisionero 
(la sentencia es de Omar) de otro tablero 
de negras noches y blancos días. 

Dios mueve al jugador, y éste, la pieza. 
¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza 
de polvo y tiempo y sueño y agonías?

Jorge Luis Borges

Sigue leyendo

Agüita del querer

Como sigue el lucero a la Luna
y la Luna se va tras el sol
voy siguiendo tu mismo sendero
y tus pasos siguiendo voy yo.

Soy hojilla que mece tu viento
y el velero que arrastra tu mar
y si quiero olvidarte un momento
tan pronto te alejas, te vuelvo a encontrar.

Sin saber por qué será
y sin podérmelo explicar.

Y es que un sorbo te pedí
del agüita del querer.
Y al beberla yo sentí
de quererte mucha sed.

Era dulce al empezar
y amarguita fue después.
Y me falta voluntad
pa’ dejarla de beber.

Poco a poco he de morir
si veneno pa’ mi piel.
Que en tus labios yo bebí
el agüita del querer.

Que te deje me dice mi gente
que te aparte de mi corazón,
sin saber que eres luz de mi Oriente
y de mis flores perfume y color.

Cuando salga candela del frío
y cuando el lirio no brote en abril,
y se sequen los mares y ríos,
quizás para entonces me olvide de tí.

Me miraste y te miré,
y me besaste y te besé.

Y es que un sorbo te pedí
del agüita del querer.
Y al beberla yo sentí
de quererte mucha sed.

Era dulce al empezar
y amarguita fue después.
Y me falta voluntad
pa’ dejarla de beber.

Poco a poco he de morir
si veneno pa’ mi piel.
Que en tus labios yo bebí
el agüita del querer.

Cuando era chica, todo era música clásica. Fue flor de sorpresa un día que mi papá desempolvó los casettes de música popular española, reminiscencia de sus tiempos de chico. Dicen que mi abuelo cantaba como Angelillo, debe haber sido emocionante escucharlo. El otro que sonaba en la casa en esas ocasiones era Miguel de Molina. Muchas letras de sus canciones me hacían reir,  y eran esas mis preferidas. Luego, con los años, empecé a valorar también las otras canciones por su poesía, como esta. Y por una cosa y por otra, me las fui aprendiendo.

La memoria tiene esas cosas, las cosas que uno creía olvidadas vuelven en los momentos menos pensados. Sensaciones, situaciones, sentimientos, me hicieron recordar esta canción. Venía en el subte tararéandola y escribiéndola con el celular, y luego escuchándola y corrigiendo las partes que tenía semiolvidadas, palabras que no recordaba bien. Para mí, es un deleite redescubrirla verso por verso.

Adoro la poesía de esta canción!! Me parece magnífica, un canto de amor profundo… será por eso que me extrañó tanto no encontrarla en la red. Y la dejo aquí porque vale la pena que esté, y vale la pena escucharla también de la voz de Miguel de Molina, que destila pasión española, sangre gitana.

Otra canción popular española: Camino verde.

Sor Juana atemporal

Cuando veo las cosas que pasan a mi alrededor, muchas veces vienen versos a mi mente. Y últimamente anduvieron estos dándome vueltas, no porque sea feminista, sino porque soy realista, y la verdad, los leo una y otra vez y les encuentro una vigencia terrible.

Hombres necios que acusáis
a la mujer, sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis;

si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
por qué queréis que obren bien
si las incitáis al mal?

Combatís su resistencia
y luego, con gravedad,
decís que fue liviandad
lo que hizo la diligencia.

[…]

Con el favor y el desdén
tenéis condición igual,
quejándoos, si os tratan mal,
burlándoos, si os quieren bien.

Opinión, ninguna gana,
pues la que más se recata,
si no os admite, es ingrata,
y si os admite, es liviana.

Siempre tan necios andáis
que, con desigual nivel,
a una culpáis por cruel
y a otra por fácil culpáis.

¿Pues como ha de estar templada
la que vuestro amor pretende?,
¿si la que es ingrata ofende,
y la que es fácil enfada?

Mas, entre el enfado y la pena
que vuestro gusto refiere,
bien haya la que no os quiere
y quejaos en hora buena.

Dan vuestras amantes penas
a sus libertades alas,
y después de hacerlas malas
las queréis hallar muy buenas.

¿Cuál mayor culpa ha tenido
en una pasión errada:
la que cae de rogada,
o el que ruega de caído?

¿O cuál es de más culpar,
aunque cualquiera mal haga;
la que peca por la paga
o el que paga por pecar?

¿Pues, para qué os espantáis
de la culpa que tenéis?
Queredlas cual las hacéis
o hacedlas cual las buscáis.

Dejad de solicitar,
y después, con más razón,
acusaréis la afición
de la que os fuere a rogar.

Bien con muchas armas fundo
que lidia vuestra arrogancia,
pues en promesa e instancia
juntáis diablo, carne y mundo.

Redondillas.
Sor Juana Inés de la Cruz.

Sigue leyendo

Doña Primavera

Doña Primavera
viste que es primor,
viste en limonero
y en naranjo en flor.

Lleva por sandalias
unas anchas hojas,
y por caravanas
unas fucsias rojas.

Salid a encontrarla
por esos caminos.
¡Va loca de soles
y loca de trinos!

Doña Primavera
de aliento fecundo,
se ríe de todas
las penas del mundo…

No cree al que le hable
de las vidas ruines.
¿Cómo va a toparlas
entre los jazmines?

¿Cómo va a encontralas
junto de las fuentes
de espejos dorados
y cantos ardientes?

De la tierra enferma
en las pardas grietas,
enciende rosales
de rojas piruetas.

Pone sus encajes,
prende sus verduras,
en la piedra triste
de las sepulturas…

Doña Primavera
de manos gloriosas,
haz que por la vida
derramemos rosas:

Rosas de alegría,
rosas de perdón,
rosas de cariño,
y de exultación.

Gabriela Mistral

Qué lindo!! Llegó la primavera!!

Leer otros textos de Gabriela Mistral

Las fotos pertenecen al fotógrafo Oscar Gutiérrez