Hamburguesas de brócoli

Ingredientes:
1 brocoli (aprox. 350 g)
1 cebolla chica
1 diente de ajo
1 huevo
1/2 taza de queso rallado
1/2 taza de pan rallado
Sal y pimienta 

Preparación:

– Lavar, trozar y hervir el brócoli con sal. Conviene dejarlo al dente. Dejar enfriar y desmenuzarlo.

– Agregar el ajo y la cebolla picados muy chicos, el queso, y condimentar.

– Incorporar el huevo y finalmente el pan rallado.

– Armar las hamburguesas, cocinar al horno 7 a 10 minutos de cada lado hasta que se doren.

Anuncios

La selva, la copa, la llave y el lago

Este es un test para conocer aspectos de tu personalidad, si es la primera vez que hacés uno en este sitio, no olvides leer las instrucciones.

—= ◊ =—

Después de una agotadora semana de trabajo, ¡por fin dos días para disfrutar y relajarse!

Despiertas el sábado después de una reparadora noche de descanso y decides dar un largo paseo por el campo antes de la hora de comer. Sales de tu casa y comienzas a andar por un camino que no conocías; lo sigues y encuentras una selva… ¿qué haces?

Si has decidido entrar en la jungla para continuar con tu recorrido, te toparás con una hermosa copa de cristal tallado llena de vino tinto, ¿qué decides hacer con ella?

Siguiendo con el paseo, y aún en la selva, encuentras una llave, ¿qué crees que harías?

Por fin se termina el paseo por la jungla y llegas a un lago, ¿qué te sugiere?

Juguemos en grupo!! Dejá tus respuestas en los comentarios y recibirás las soluciones.

Sigue leyendo

Kokología (y eso??)

Lo recuerdo perfectamente: fue una noche en lo de Ana. Pero se me escapan los detalles, del mismo modo que se me escapó de la memoria de qué manera, 14 años atrás, logré calmar el enojo de Ivanna, que me achacaba reirme porque se había caído con los rollers que le trajeron los reyes, y terminar en su casa viendo el video de su comunión, y conseguir así que fuera mi amiga.

Pero volviendo a Ana. Se me escapan los detalles de cómo llegamos a este libro que ahora voy a comentar, y me cuesta determinar con precisión cuándo fue. Sólo se que pasaron suficientes años como para olvidar gran parte de su contenido. Elucubro: seguro nos guiamos por el título y reimos… “¿Kokología? ¿Qué es eso?” Y si, el nombre no suena para nada atractivo. Se lo habían regalado y tampoco teníamos mucha fe en las personas que se lo habían comprado. Solo recuerdo que nos divertimos tanto haciendo los tests… me reí tanto como pocas veces antes. De hecho, cuando tomamos de su biblioteca el libro hace poco, cayeron papeles con dibujos que nosotras mismas hicimos aquella noche memorable; y pudimos reconocernos cada una en ellos.

El libro trata sobre el conocimiento personal. Es que está probado que el mejor modo de aprender es jugando, y uno de los modos de aprender sobre uno mismo es a través de los tests; al menos nos dan curiosidad para hacerlos (¿quién no hizo alguna vez el test de una revista?). La kokología resultó ser simplemente eso: reflexionar sobre uno mismo a través de tests en los que se plantea una historia y elementos sobre los cuales cada uno debe decidir. Cada elemento y situación representa algo, y los caminos que tomamos respecto a ellos tienen como significado la postura que tenemos antes esos elementos y situaciones representados. Debo decir que, ahora que esa noche memorable quedó atrás y que volví al libro, me reconozco en las respuestas que obtuve, y que de verdad me sirvieron para pensar aspectos de mí que estaba tratando de ordenar.

Como todo juego, los test de kokología (prometo no volver a decirlo!!) también tienen su manual de instrucciones. Mínimamente, estas son las instrucciones que hay que tener en cuenta antes de hacer cada test, tal como las plantea el libro:

1. Lo más importante es la sinceridad y el sentido común.

2. Se espontáneo, procura responde con rapidez a las preguntas soltando lo primero que se te ocurra, aunque si tienes que tomarte unos segundos antes de contestar, no te preocupes y hazlo con tranquilidad. Tienes que jugar por placer y si te sientes tenso, es preferible que lo dejes para otro momento.

3. No intentes jugar solo. Si bien estamos aprendiendo a conocernos, si jugamos con nuestra pareja, amigos o familia podemos conocer de modo distendido la razón de ciertos roces o conductas. Tampoco tengas miedo de escuchar lo que los demás tengan que decir sobre ti, porque ellos te observan desde afuera y te ven de una manera distinta. Jugarlo en grupo nos enriquece.

4. Procura no jugar a Sherlock Holmes y conocer las respuestas gracias al poder deductivo de tu intelecto, porque te estarás perdiendo lo mejor del juego (y puedes arruinárselo a los demás). Tampoco intentes adivinar las respuestas ni ¡mucho menos leerlas de antemano! Qué sentido tendría que hicieses el test si pierdes el factor sorpresa.

5. Se sincero, ¿de que te sirve un juego de autoconocimiento si tus respuestas no son honestas? No temas si las soluciones no son favorables, tomalo con humor, porque conociéndote es la única forma de que puedas revertir esos aspectos que no te gustan de tu personalidad.

6. Si piensas que ninguna de las respuestas o soluciones se ajusta a lo que en realidad eres o crees que eres, no te cierres y medita un poco sobre ellas. Tal vez, el significado aparecerá tarde o temprano.

Ahora sí, a jugar!!

Extraído de: Julia Coto. El juego del descubrimiento de uno mismo. Kokología. 60 test para conocer cada personalidad. Barcelona, Océano Ámbar, 2002

Una travesía por el desierto

Leé las instrucciones si es la primera vez que hacés estos test.

¿A quién no se le ha hecho interminable un día en la oficina, una clase de matemática o la acostumbrada comida familiar antes de poder salir a divertirse con los amigos?

En casos como éstos, cada segundo es un minuto y cada minuto una hora. El tiempo parece detenerse y hasta eres capaz de sentir un malestar físico provocado por la incomodidad y la impaciencia. La espera es, a veces, una especie de tortura amable e implacable al mismo tiempo. La frustración mezclada con el aburrimiento puede encolerizar al más pacífico de los seres humanos… Y esto es lo que puede ocurrir cuando te trasladas a la inmensidad de un desierto africano que parece no tener fin.

1. Imagina que galopas a lomos de un camello a través de la extensión vacía e inmensa de un desierto que parece interminable. Has estado tanto tiempo cabalgando que estás casi extenuado. ¿Qué le dirías al camello que te sirve como medio de transporte y compañía todo el tiempo?

2. Cuando ya pensabas que te ibas a morir de sed aparece un precioso y casi milagroso oasis, pero alguien ha llegado antes que tú. ¿Quién? (Cita a una persona que conozcas).

3. El tiempo pasa lentamente en el desierto. Parece haber transcurrido una eternidad antes de que aparezcan las luces de un pueblo en el horizonte: por fin has llegado a tu destino. ¿Qué sientes ahora que la dura travesía ha llegado a su fin?

4. Ha llegado el momento de separarse del camello con el que has cabalgado durante durante tanto tiempo. En el preciso instante en que desciendes de él aparece un segundo jinete que aún sin mediar palabra toma las riendas en forma brusca y lo monta para sustituirte. Conoces a esa persona, ¿quién es? (cita a alguien de tu entorno).

Dejá tu comentario con tus respuestas y obtendrás la solución!! Yo ya dejé las mías, juguemos juntos!

Sigue leyendo