De las altas cumbres a la pampa

El viaje no tenía fecha de cierre. Podría haberse prolongado, pero decidimos que terminara allí. Esa mañana nos levantamos, hicimos las valijas, arreglamos cuentas en el hotel, y partimos tras el desayuno. Partimos con calma, dispuestos a disfrutar el regreso. Atravesamos los pueblos, de Villa Dolores a Nono, llenándonos los ojos del verde del valle de Traslasierra, y percibiendo algo que habíamos visto el día anterior: la forma en que la sierra atrapaba las nubes al Este, permitiéndonos un día de sol al oeste. A partir de los bordes y jirones de nubes que asomaban sobre la sierra, adivinábamos que al otro lado las cosas serían diferentes.

En la entrada al camino de las Altas Cumbres, nos aprovisionamos de aceite de oliva, aceitunas y pan casero. La señora del puesto nos aconsejó bien: “podrán ver ofertas de dos litros al precio de uno, pero es aceite mezcla”. Conseguimos uno rico a buen precio, y con garantía de calidad.

Trepamos la cuesta despacio, contemplando el paisaje, que por momentos tenía miradores o quebradas de los ríos que bajaban hacia MIna Clavero. De repente, llegamos a la pampa de Achala. Los bloques de granito formaban una planicie entrecortada salpicada de matas de pastos duros. El paisaje que habíamos visto días atrás nos parecía nuevo, lo veíamos con otros ojos. Es la magia de los viajes, que te transforman a cada momento, de tal manera que las cosas ya no te parecen las mismas.

Efectivamente, la bajada era más suave. Se notaba una mayor humedad en el aire, se notaba más verde la vegetación. Y al llegar a la encrucijada, decidimos cortar camino por Alta Gracia. Para ello, cruzamos las sierras chicas por al lado del Observatorio. El camino, de nuevo abrupto al oeste y más suave al este, recorría un hermoso paisaje, cada vez más verde. Seguíamos viendo que el manto de nubes estaba retenido por las sierras: esta vez, eran las sierras chicas las que retenían la humedad que venía de la Pampa. Así, ese cordón más bajo tiene un primer efecto disecante, que completará luego el cordón de sierras grandes. Así, las localidades occidentales tienen un mayor índice de heliofanía, es decir, de días con sol pleno como habíamos disfrutado.

Cuando llegamos a la Pampa, la planicie infinita se correspondía con un manto de nubes infinito. Así, el viaje se volvió gris y monótono. Nos habíamos acostumbrado al andar zigzagueante, a que cada curva mostrara una nueva postal. Los minutos se hacían eternos, pese a la música o la conversación. Aquel centro de servicios entre Bell Ville y Leones parecía no llegar nunca.

Estaban levantando la cosecha de maíz. Se veían operar las maquinarias, y salir camiones cargados. Circunvalando Rosario, los vimos hacer la cola de espera para entrar al puerto. Kilómetros y kilómetros de vehículos detenidos en la banquina.

Tal vez, si se nos hubiera ocurrido, hubiéramos entrado a Rosario y hubiéramos hecho un alto ahí. La habríamos recorrido, disfrutado, y habríamos seguido viaje al día siguiente. Nadie nos corría, y estábamos cansados. Hubiera sido la mejor decisión, porque además de un atasco de proporciones interesantes provocado por obras de repavimentación de la autopista, tuvimos que convivir con un intensísimo tránsito de camiones que alargó el acceso a Buenos Aires. Definitivamente, hubiera convenido esperar.

Pero estuvo bien igual. Antes de la medianoche, estaba ya bañada y en mi cama. Me sentía relajada, contenta. Con una serenidad que hace tiempo deseaba y que no había podido encontrar. Misión cumplida, una semana de relax para reponerse. Ahora tocaba disfrutar la casa en los últimos días de descanso antes de retomar las tareas de la segunda mitad del año.

<— Anterior: Alrededor de Merlo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s