Agua (o el mundo tiene sed)

mapa7_mediano_casAhora que anduvieron de moda los baldazos, se puso sobre el tapete la cuestión del agua. Creo que nunca está de más recordar algunas cuestiones sobre este recurso. Si bien el 70% de nuestro planeta es agua, sólo el 3% es agua dulce, y de ella, 2% está en estado sólido en los casquetes polares y hielos continentales, constituyendo una reserva. Es decir, sólo el 1% del agua del planeta está disponible para el consumo humano (léase industria, agricultura, agua potable…).

Si bien el agua es un recurso que se recicla naturalmente gracias al ciclo del agua, los niveles actuales de contaminación que ostenta hacen que los tiempos naturales de renovación sean muy lentos para las necesidades humanas. La potabilización de las aguas superficiales es un proceso cada vez más costoso, y la contaminación de las aguas subterráneas un proceso cada vez más problemático. A esto debemos sumarle el hecho de que el agua está desigualmente repartida en el planeta, de manera que mientras algunos sufren agudos estres hídricos, otros como nosotros, estamos bendecidos con abundancia de agua dulce.

Todo esto lleva a la necesidad de tener conciencia sobre el problema del agua. En esta oportunidad quiero compartir una serie de fotos del fotógrafo francés Yann Arthus Bertrand, de su serie “La Tierra vista desde el Cielo“, que además de miradas novedosas de nuestro planeta, aporta información con n fuerte compromiso ambiental sobre los lugares que fotografía. Dejo aquí entonces las traducciones que hice del epígrafe de estas fotografías geniales que él sacó.

– – * – –

Perforación hidráulica local cerca de Doropo, departamento de Bouna, Costa de Marfil
Por todos lados en África, el aprovisionamiento de agua es uno de los roles que habitualmente corresponde a las mujeres, como aquí, cerca de la localidad de Doropo. Las perforaciones hidráulicas, equipadas de bombas generalmente manuales, remplazan poco a poco los pozos tradicionales de los pueblos, y los recipientes plásticos, de metal o de aluminio suplantan los canaris (grandes jarras en barro cocido) y las calabazas para transportar el precioso recurso. Sacada de las napas freáticas, el agua de estas perforaciones presenta menos riesgos sanitarios que la de los pozos tradicionales que, en más del 70% de los casos, no es apta para su consumo. Las enfermedades debidas a la insalubridad del agua están en disminución, pero ellas constituyen aún la primer causa de mortalidad infantil de los países en desarrollo: así, la diarrea se lleva cada año la vida de más de 1,5 millones de niños de menos de cinco años. De cara al crecimiento poblacional, la mejora en el acceso al agua potable, que es esperada por casi una persona cada cinco en el mundo, se presenta como una de las grandes apuestas de los decenios próximos.

Cajas de botellas cerca de Braunschweig, Alemania.
Cerca de Braunschweig, al norte de Alemania, una avalancha de aguas minerales, de cervezas, de jugos de frutas y de bebidas gaseosas de todo tipo se despliegan sobre el área de almacenamiento de un mayorista. En la industria mundial de la bebida, el mercado del agua embotellada adelantó a todos sus competidores. La más elemental de las bebidas, una vez embotellada, conoce un éxito creciente: el consumo mundial aumentó un 70 % entre 2002 y 2007. Para contener los 188.000 millones de litros de agua embotellada distribuida en el mundo en 2007, habrán hecho falta millones de toneladas de materia plástica, un derivado del petroleo. Ese mismo año, en volumen total, los Estados Unidos fueron los premieros consumidores de agua embotellada. Con 260 litros por año y por habitante, son los Emiratos Árabes Unidos los que están a la cabeza del consumo a escala individual. En los países donde el agua no es potable, el agua embotellada presenta una verdadera utilidad. No es el caso de los países occidentales, donde el agua e la canilla ofrece una alternativa igual de satisfactora en un plan sanitario y más ecológico. En efecto, cuatro quintas partes de esas botellas no son recicladas: se amontonan en los basureros y degradan el medio ambiente. Se ha calculado que la fabricación, el acondicionamiento y el transporte de una botella de agua consumen una cantidad de petroleo equivalente a un cuarto de su contenido…

Residuos de la planta de desalinización de agua de mar de Al-Doha, región de Jahra, Kuwait 

Durante largo tiempo tributario de Irak para su aprovisionamiento en agua potable, Kuwait cubre hoy 75% de sus necesidades desalinizando el agua de mar. Luego del tratamiento por destilación térmica instantánea (sistema “flash”), el agua que no es propia para el consumo es devuelta al mar donde, dibujando la imagen de un monstruo tentacular, se mezcla a la del Golfo Pérsico. Los mares del planeta abastecen así cada día, gracias a 12.500 unidades de desalinización repartidas en 120 países, 20 millones de m3 de agua dulce (alrededor de 1% del agua dulce consumida en el mundo). Los dos tercios provienen del agua de mar, el resto de aguas salobres. La mitad es producida en los países del Golfo Pérsico, cuyos recursos en petróleo permiten alimentar estas plantas devoradoras de energía y acceder a esta tecnología todavía costosa: es necesario quemar una tonelada de combustible para producir como máximo una centena de metros cúbicos de agua dulce. En este momento en que el aprovisionamiento de agua dulce se transforma en una preocupación para un número creciente de países, se consumen en Europa 250 a 350 litros de agua por día y por persona (una simple descarga de agua representa 6 litros).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s