Para el 2013 que se va

A veces me pregunto cómo funciona nuestra cabeza, qué nos lleva a valorarnos y qué nos lleva a estar disconformes con nosotros mismos. Y todo esto me lo pregunto porque pese a los logros que vengo cosechando en este tiempo, terminé en tratamiento psiquiátrico por depresión.

Sí, lo confieso. Creo que mi locura es, justamente, deprimirme por lo que me pasa, cuando cualquiera debería sentirse profundamente realizado.

Por eso me encomiendo a Dios y me pongo en sus manos para mi sanación. Y le agradezco por mi año, porque aunque haya algo en mí que me lleva a negar lo que estoy viviendo, mi año fue feliz y digno de agradecimiento. Tal vez enumerar una vez más las cosas que me pasaron me ayude a reafirmar mi agradecimiento y mi crecimiento.

– Me recibí de profesora de Geografía, finalmente, tras 3 años de colgar la última materia, con el último aliento. Ahora se viene el desafío de enseñar en el profesorado: empiezo la adscripción el año que viene.

– Trabajé todo el año con muy lindos logros; cada día reafirmo más que elegí el trabajo que más me gusta y satisface. No me voy a adjudicar logros de los chicos, pero vale decir que disfruté mucho de compartirlos con ellos: las carreras del Eco Auto, las monografías de nanotecnología (asesorando a quienes no ganaron y felicitando al que sí lo logró), el viaje a Alemania de Guille y todas las noticias que llegan. Así dan ganas de seguir cada día trabajando.

– Rendí con gran placer dos niveles más de francés. Van 10, y no puedo creer que ya lleve 4 años de estudio. Se viene el 5° y último..

– Empecé a ir asiduamente al gimnasio con Natalia, con quien compartimos este año hermosos momentos. Mi amiga es una alegría en mi vida y una fuente de coraje y energía impresionante.

– Fortalecimos con Nati la relación con Jesica, a quien hoy, un año después de haberla encontrado por casualidad, puedo llamar mi amiga!

– Me llamaron para dictar cursos de formación docente.

– Viajamos con Mariano por todo el país: pese al viaje fallido a Perú, pudimos recorrer a gusto el Noroeste. Nos fuimos a Esquel para disfrutar del verano y encontramos un sitio hermoso y digno de ser recorrido, al igual que Talampaya e Ischigualasto, que conocimos en invierno. Pegamos una escapada fotográfica a Colón y acompañamos a los chicos a San Luis, aprovechando de pasear un poco.

– Pude ayudar a sacar adelante el consorcio con dos mujeres excelentes, con quienes en dos meses revolucionamos el edificio y lo pusimos en camino de solución de problemas y buenas relaciones entre vecinos.

Creo que por todo esto vale la pena agradecer… y poner en manos de Dios este año de crecimiento, esperando que el camino continúe en el 2014, con menos dolores y menos angustias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s