Playa de río, playa de mar

Vista satelital del Río de la Plata

Vista satelital del Río de la Plata

Siempre supe que las playas Uruguayas eran muy buenas, aún las que estaban sobre el río de la Plata. Mi vecino me contaba que durante años fue a veranear a Piriápolis, que tenía agua salada y oleaje marino pese a estar dentro del Río de la Plata. Me habían contado la belleza de las playas de Montevideo…

Luego lo vi con mis propios ojos, un río con trazas de sedimentos pero en lo esencial transparente; un agua amarronada pero que olía a sales y a algas.

¿A qué se debía tal diferencia? ¿Por qué en Buenos Aires tenemos un río bien marrón todo el año? ¿Por qué las localidades balnearias atlánticas de más al norte conservan todavía un mar amarronado? Las respuestas las fui encontrando en la geografía.

Primero fueron los libros. El Río de la Plata es un estuario de agua dulce, formado por la confluencia de los ríos Paraná y Uruguay. El  Uruguay baja limpio por un lecho de basalto (por ello se ve más oscuro en la foto), mientras que el Paraná, al recibir afluentes que bajan desde la cordillera, arrastra una mayor carga sedimentaria. Por eso, forma un delta en su desembocadura. El río Uruguay afecta más las costas uruguayas, mientras que el Paraná choca y baña nuestra propia costa.

Luego, fue el curso de imágenes satelitales. El libro también me decía que como estuario de agua dulce, el Río de la Plata, con su boca abierta hacia el Este, recibe la influencia del océano; en este caso, una corriente marina especialmente fuerte baja desde el norte: la corriente de Brasil. Ésta se mete en el estuario y “limpia” de sedimentos la ribera de Uruguay, “empujándolos” hacia la ribera de Argentina. En la imagen esto es perfectamente visible.

Cuando vi esta imagen, nunca creí que se vería tan claro: podemos observar de esta manera cómo ciudades ribereñas de Uruguay, como Piriápolis e incluso Montevideo, cuentan con aguas casi marinas en sus playas, mientras que ciudades del frente marítimo argentino como Mar de Ajó aún cuentan con un importante caudal de agua con sedimentos. Esto afecta entre otras cosas al turismo, y por algo Punta del Este es una playa top aún estando en la boca del Río. Pobre San Clemente no creo que goce nunca de tal estatus.

Estas son las cosas que me encantan de la geografía, poder comprender el planeta en que vivimos y maravillarnos con su dinámica. No deja de asombrarme también la evolución tecnológica del hombre, que ha puesto en órbita máquinas que permitan hacer estos estudios y comprobar de una sóla ojeada procesos que antes tomaba años de recolección de datos estudiar y explicar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s