La vida es un milagro

“Todos llegamos al mundo en la luz de una panza”
Murga Agarrate Catalina

Después de tanto esperar, de tanto tejer, de tanta ansiedad por conocerlo, llegó Felipe. Pesó 3,500 Kg, y se apareció en el mundo exterior a la panza tres semanas antes de los pronósticos, el sábado pasado por la tarde.

Hacía tiempo que todas íbamos a ver a Pau a la casa porque estaba muy panzona; pero cuando las chicas durante la semana me dijeron “nos juntamos el sábado”, yo pensé: “¿para qué, si va a llegar Felipe? Vamos a tener que suspenderlo.” A veces uno tiene su costado brujo.

Cuestión, el domingo fuimos a conocerlo con Nati. ¿Cómo cabía hasta ayer dentro de la panza? Lo miraba dormir, las manitos tan chiquititas, esos deditos finos finos finos… Carita estirada, rosada, con esa pequeña nariz como botón. Y nació con tanto pelo rubio!!

Me emociona ver a mi amiga tan madraza, cómo hay cosas del instinto… cuando Felipe está inquieto porque extraña la panza, ella lo acurruca sobre su pecho, lo envuelve como para que esté tranquilo, y el pequeñito duerme tranquilo allí abrazado por mamá.

Es un milagro la vida, nacer unos de otros… que ese ser chiquito e indefenso termine siendo un ser grande como nosotros…

Y sabe Dios que Felipe me conmovió desde el día en que Pau me dijo que estaba embarazada. Sabe Dios que fue el primer niño en el mundo al que recibo con alegría y emoción. Que mi natural reacción era decir: “¿cómo se les ocurre tener un hijo??”.

Será que cuando uno ha tenido la familia que tuvo, le da pánico que un hijo pase por lo que uno ha pasado. Se da cuenta todo lo que hay que preveer, todo lo que hay que tener en cuenta, de todo lo que hay que hacerse responsable. Porque ellos no piden venir, y por eso quedan tan indefensos ante las acciones de quienes debemos cuidarlos.

Pero Felipe me conmovió. Cuando supe del embarazo, por primera vez en mi vida pude aceptar la idea de que eso también podía pasarme a mí, y que sería bueno. Cuando lo vi el domingo, me di cuenta que me encantaría que me pasara. No ahora, no en breve, pero si que en algún momento me pase. Y me muero de la impresión ante muchas cosas que sé y quisiera no saber; me muero del miedo de que algo salga mal, pero le pondremos todo el empeño para que salga todo bien. La vida es así… a todos nos toca.

Y no dejo de maravillarme por el milagro de la vida… que de la unión de dos personas pueda surgir un tercero; que cuando hay amor, ese niño es el fruto más puro del amor de sus padres… que ese pequeño ser que cabía en una panza y que está tan indefenso ante el mundo llegue a crecer y desarrollarse en un ser autónomo como somos todos…

Desde que vi a Felipe, a cada persona que veo la pienso niño recién nacido… pienso que todos pasamos por allí, y me emociono mucho. No dejo de maravillarme.

No sé, algo cambió en mí últimamente… y me gusta que así sea…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s