Películas maestras

Escena de “Entre les murs”, de Laurent Cantent (2008)

Siempre digo que adoro mi profesión. Los docentes somos así,  tantas veces entramos al aula con ese deseo, poco sustentado en la realidad, de querer cambiar el mundo (y lo peor es que creemos fehacientemente que podemos hacerlo!!) y salimos de ellas desilusionados, decepcionados, con ese pesimismo que uno encuentra en toda sala de profesores. La tarea es ingrata, con poco reconocimiento inmediato (qué decir del sueldo y el prestigio social!!) pero con muchas satisfacciones. Por algo, aunque nos quejemos, seguimos yendo a la escuela y seguimos diciendo que no podríamos trabajar de otra cosa. Porque cada tanto aparece ese guiño de parte de los chicos, que, queriendo o sin querer, te muestra que tu palabra, que tu acción, que tu gesto no cayó en el vacío. Esos pequeños instantes valen por todos los momentos de sinsabor.

Algunos de esos ideales, sinsabores, detalles de la tarea docente han sido pasados al cine. Hay varias historias que narran la relación entre profesores y alumnos con mayor o menor nivel de idealización y realismo. Para el que quiera ver cine en estas vacaciones, para el que quiera saber un poco de qué se trata esto… estas son mis cinco películas favoritas sobre el tema de la escuela y la relación profesor-alumno.

1. La sociedad de los poetas muertos

No es la primera en mis prioridades, pero sí la más conocida. Filmada en 1989 y ambientada treinta años antes, se centra en la vida de un colegio tradicional de Estados Unidos a donde llega un profesor de Literatura (Robin Williams) a revolucionarlo todo (que raro). Pretende que sus alumnos, tan estructurados, comiencen a pensar por sí mismos, sean individuos creativos, con capacidad de disfrutar y de hacer su propio camino liberándose de los mandatos familiares. Creo que ayuda mucho al heroismo del profesor el contexto en el que se desarrolla la acción. El profesor es el David peleando con el Sansón de las instituciones que pretenden mantener el Statu Quo, pero no sería lo mismo si estuviera ambientada en el año en que fue filmada. De adolescente, esta película me impresionó mucho. Debería volver a verla…

2. La sonrisa de Mona Lisa

Siguendo con el estilo de la anterior, pero mucho más nueva, esta película se ambienta en 1953, dentro un colegio tradicional de señoritas de Estados Unidos. La revolucionaria? Una profesora de arte (Julia Roberts) que intentará liberar a las chicas del rol social de amas de casa que se les impone. A diferencia de la anterior, plantea mucho más las dificultades de la profesora para llegar a las chicas, pero también la gran satisfacción que obtiene. Una riqueza extra que le encuentro es el conflicto que empieza a generarse por el rol de la mujer, la tensión entre ama de casa – profesión; los deseos que van surgiendo, lo mal visto que está el divorcio, un montón de cuestiones de género que atraviesan la educación de estas jóvenes camino a lo que sería luego la década del 60. Se me saltan las lágrimas cuando llega el final, suelo sentirme muy identificada, aunque no dejo de sentir también que es una mirada muy idealizada donde, a la larga, frente al fracaso en las instituciones, se tiene éxito con los alumnos.

3. Querido maestro

Estamos aquí ante una película larga, de esas donde uno percibe que hace mucho que está mirando pero que no está aburrido. Fue estrenada en 1995 y es, en este caso, la historia de un profesor de música, o de un músico devenido profesor de mala gana porque no tiene otras oportunidades de trabajo. Me encantó desde el día en que la vi, porque lo que hace la historia es recorrer la vida docente de Mr. Holland desde su primer día de trabajo hasta el día de la jubilación. Lo que tiene de fantástico este hecho es ver el cambio de los chicos a lo largo del tiempo; cómo los jovenes de una época no son iguales a los de otra, pero que a la vez, conservan ciertas esencias similares en cada tiempo. No estamos aquí ante el típico “profesor revolucionario”, pero se puede ver cómo con el correr del tiempo va aprendiendo a disfrutar de su tarea y como va pudiendo dejar huella en la vida de sus alumnos. El otro aspecto muy visible es algo que los no docentes a veces no entienden:  nuestra profesión es, en muchos casos, nuestra vida. Y esa vida docente se cruza (cuando no traspasa y pisotea) a nuestra vida personal. Y es tan difícil mantener el equilibrio!

4. Un hombre nuevo

En este caso estamos hablando de otro profesor de Literatura (recién me doy cuenta, son todos de arte!!) que intenta patear el statu quo… del ejército!! Una película que encontré haciendo zapping alguna vez, y que por sus vetas humorísticas, su originalidad, me encantó. Tal vez es más ligera que las anteriores, más irreal, pero es interesante ver las estrategias que puede idear un profesor para captar a sus alumnos cuando la materia no les interesa. Y puede verse, como en la película anterior, el vínculo personal que puede gestarse con cada uno de los chicos a medida que se conoce su historia, sus intereses, sus sueños. Una mirada bastante más risueña de la tarea docente.

5. Entre los muros

Dejé para lo último la joyita. Sin trazos de idealismo, sin elementos poco creíbles. No esperen una gran historia porque no la tiene. Damas y caballeros, si alguno quiere saber qué pasa dentro de un aula, vea esta película francesa, y lo digo desde adentro. Un compañero futuro docente osó desconfiar y decir que algunas cosas no pasan o que se resuelven de otro modo. ERROR!! Todo lo que ven no sólo es totalmente posible sino que pasa realmente. Con diferencias de contexto (en la película francesa la principal problemática es la inmigración), pero eso es lo que sucede en toda aula. Filmada con espíritu documentalista, cuenta nada menos que un poco de la historia del guionista, François Bégaudeau, que por otro lado actúa de si mismo protagonizando el film. Pareciera que los chicos son realmente sus alumnos y que lo que se ve en la película está poco y nada guionado: que simplemente pusieron una cámara allí y ya. Totalmente recomendable para ver qué es una escuela en la primer década del siglo XXI.

Bueno… creo que ya hay para entretenerse, no?? Y si no, péguense una vueltita por la escuela!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s