Las miradas

Que te miro y que me miras,
desde el primer día,
desde el primer instante.
en que notaste mi presencia.
en que supe de tu existencia.
Desde la primer mirada
la pregunta a flor de piel:
¿Por qué me miras tan fijo?
¿Por qué nunca dejas de mirarme?
¿Por qué nunca puedo dejar de mirarte?
Que entras a la sala y me buscas con la mirada.
Que estoy buscándote con la mirada desde que entro a la sala.
Inconscientemente, instintivamente.
Y mi mirada te encuentra y te sonríes.
Y tu mirada me encuentra, me haces sonreir.
Tantas cosas nos decimos con la mirada…
Tan difícil descifrar esa mirada…
¿Qué me dice tu mirada?
Y me abrís los ojos, con mirada chispeante,
a través del salón y de la gente:
una mirada cómplice va,
una mirada con sonrojo viene.
De salón a salón
mi mirada curiosa va,
tu mirada risueña vuelve.
Del pasillo a mi sala
tu mirada llega espiando por la ventana,
y mi mirada se va tras de tu espalda.
Entre la multitud de chicos
me cruza tu mirada inesperada
te cruzo una mirada al pasar
y sigo mi camino y me doy vuelta,
y sigues tu camino y te das vuelta
y las miradas se cruzan una vez más.
Y sigues y te das vuelta otra vez,
y sigo y me doy vuelta otra vez,
y las miradas se vuelven a cruzar.
Y ahora que me miras hasta en sueños,
que despierto tras mirarte en mis sueños
intuyo que las miradas
son un lazo entre nosotros
destinado a perdurar…

Leer algo más magistral

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s