Sueño cumplido

Puerto Varas, Chile
7 de Enero de 2010

Iglesia de Puerto Varas

Iglesia de Puerto Varas

Algunos dicen que a fuerza de volver me voy a terminar quedando. No lo sé. Lo cierto es que llegué a Chile por octava vez a cumplir el sueño de conocer el Lago Llanquihue, y pronto se me van a acabar los dedos de las manos para sacarme fotos en el cartel de la aduana cada vez que ingreso…

El despertador sonó temprano y me levanté como un resorte (ojalá tuviera esa reacción cada mañana del año cuando voy a la escuela…); en cuestión de media hora estaba esperando el 50 con la mochila; y tras un trasbordo perfecto con el 20, llegué a la terminal, donde encontré a Adriana. Me extrañó verla… venía sin valija, parecía creer que podía ir y venir en el día, siendo que Puerto Montt está a 6 horas y media de Bariloche…

Cargamos el termo y nos acomodamos en nuestros asientos del Tas Choapa con destino a Puerto Montt. Por haber comprado los últimos pasajes, nos tocó separadas, una atrás de la otra en el pasillo; ideal para tomar unos mates. A nuestro alrededor había un montón de jóvenes israelíes, un matrimonio europeo (ella portuguesa, él francés) en luna de miel, y a mi lado, una chica chilena.

Empezamos a hacer sociales en la aduana argentina, ayudándonos unos a otros. En la aduana chilena, yo ya hablaba con Mariana, mi compañera de asiento, como si nos conociéramos de siempre; y las palabras de Marcela volvieron a mi memoria una vez más. Resultó ser que vivía en Puerto Montt y nos recomendó quedarnos en Puerto Varas que era más tranquilo. Ella había hecho allí su práctica profesional, y al saber que no teníamos hospedaje nos dijo: “vayan de Don Raúl, que es un lindo lugar, barato y Don Raúl es amoroso, super bueno para conversar.” Como si no bastara con eso, agarró su celular y lo llamó, y en un santiamén teníamos reservados nuestros lugares en el alojamiento.

Justo en ese momento, entre las nubes, apareció la base ancha de un cerro; luego, más arriba, un raro reflejo de un blanco que encandilaba. Y de repente, el Volcán Osorno se mostraba en toda la magnitud de sus cono ante nuestros ojos. Adriana estaba entusiasmadísima, y yo ¡qué decirlo!

La visión duró lo que duró el tránsito del micro por la autopista, y al llegar a Puerto Varas estaba cubierto otra vez. En seguida localizamos a Don Raúl que nos recibió muy cálidamente, comprobamos entonces que era cierto aquello de que era “super bueno para conversar”!! Fue él el que nos dio las recomendaciones para movernos.

Era muy temprano todavía, así que salimos a caminar. Llegamos a la costanera, dimos unas vueltas, nos tomamos un café con torta que nos costó más que el hospedaje, pero estábamos chochas. Pese a que estaba cubierto, nos sacamos fotos con el volcán (o con lo que se veía de él) y luego empezamos a seguir un circuito turístico marcado en las veredas, que iba guiándo por las casas históricas de la ciudad. Al llegar a la catedral fuimos a misa, la iglesia es muy bella y está ubicada en un lugar lindo para que tenga perspectiva. En todo el recorrido, nos impresionaron las rosas, que salen como ramos de la planta.

Regresamos pasando por el supermercado: nada mejor que unas buenas hallullas, queso y mortadela jamonada para tomar once!! Yo me sentía ya habituada al lugar, reencontrándome con todas aquellas cosas conocidas que tanto quería. Cuando Don Raúl nos encontró en la cocina calentando el agua para el mate, se puso muy contento de que hubiéramos aprovechado el día, y nos recomendó todo lo que podíamos hacer al día siguiente.

Y yo me sentía como en casa.

Algunas fotos…

Siguiente: Los consejos de Don Raúl —>

<— Anterior: Bariloche, 11 años después

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s