“Tiempo de valientes”: para reir sin parar!

Se que no soy de risa fácil. Pueden estar doblándose de risa a mi alrededor que yo solo esbozaré una sonrisa o una leve risa. Pero cuando me río, cuando algo me tienta, rio y lloro a carcajadas sin poder parar. Pocas cosas me han producido esto, entre ellas Les Luthiers. Algunos podrán decir que soy amarga… otros, que cuando me río es porque algo es verdaderamente bueno… en todo caso, muchos toman de referencia cuando me río para saber que ellos también se van a reir. Bueno, para los que siguen ese parámetro, Tiempo de Valientes me ha hecho llorar… y no precisamente de emoción!

Hace mucho que no veía una película argentina tan buena, probablemente desde 9 Reinas, ni tampoco una cómica que me moviera a risa por lo jugoso de la situación y no solo por los enriedos previsibles. Los diálogos son simplemente espectaculares, la fotografía le da gran color a las acciones y los actores encarnan los personajes con una calidad tal que todo se conjuga en un producto con el cual el tiempo pasa volando!!! Cierto es que ciertas acciones son totalmente inverosímiles, pero esto no importa ya que lo que en otro caso sería densamente chabacano, aquí se ve gracioso y hasta genera suspenso. Y por otro lado, aquellas cosas que presentan ciertas imágenes negativas y que podrían generar una reflexión más o menos deprimente están contrarrestadas con ciertos visos del idealismo utópico que, por otra parte, todos deseamos ver y desearíamos ver concretado en la realidad.

El problema central es el siguiente: en una comisaría de la federal, los agentes le piden al comisario que le asigne casos al detective Díaz, que está muy mal tras enterarse que su mujer lo engaña… sus compañeros piensan que así se distraería, pero justamente por su mal estado anímico, el comisario decide acceder solo si se le asigna la compañía de un psicólogo para que lo acompañe y contenga, y ¿qué mejor que uno condenado a trabajos sociales por un problema de tránsito?

Así, primeros planos de por medio (en los que irremediablemente siempre saldrá mejor parado Luque, sobre todo si son de perfil, por más simpático que nos resulte Peretti, aunque los suyos aportan también notas cómicas al asunto), se conocen estos protagonistas, los héroes, que tienen mucho de Chapulín Colorado y poco de Batman, pero en eso radica la gracia. Y son héroes, sobre todo, porque son moralistas… bueno, digamos que en lo importante. De la interacción y el afecto que surge entre ellos nace la gracia de la película. Definitivamente, ciertos diálogos son colosales, y nunca olvidaré el que Luis Luque (Díaz) y Diego Peretti (el psicólogo) sostienen en el auto… cuando la vean se darán cuenta cual de todos.

Un dato más: creo que pocos pensaron seriamente que esta película sería una opción para ver en cine; de hecho me incluyo entre los que querían ver a su otra competidora argentina (El Aura) pese a las malas críticas, por una cuestión de renombre de director y actores, relegando esta a video. Creo que para muchos las prioridades se han invertido, si no no se comprendería el fenómeno a sala llena que presenciamos el sábado, aún mes y medio después del estreno.

No digo más, solo véanla y me cuentan.

Querés saber más? Hacé click aqui y entrá al sitio oficial de la película

About these ads

2 pensamientos en ““Tiempo de valientes”: para reir sin parar!

  1. que queres q te diga noris!! me mori de la risa con esta peli!! yo la recomiendo!!! UNA MASA!!! JUAAZZ!!! ES UN KPO PERETTI Bueno nori, te kero!!!!llamame asi nos juntamos (acordate del perfume) asi te doy un regalo :D:D:D
    te reeee suuuperrr kierroo!!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s