Los Focker: La familia de mi esposo

Las salidas con Julián se han transformado últimamente en algo contínuo, tal vez por la coincidencia con sus vacaciones, tal vez por esta relación tan nuestra y mágica, en la cual nos vemos varios días seguidos, luego nos separamos por otros tantos… sin embargo aún creo que nos valdrán varias salidas más pese a su retorno a la actividad laboral, puesto que he quedado en deuda con él en tres cuestiones: prepararle un te con lemon pie (mi torta especialidad, que tras varios años de conocernos no ha probado nunca… les parece?), ir a comer picada a la casa del queso, un lugar típicamente español con sus jamones colgados que de solo verlo de afuera hace agua a la boca, e ir a la palestra a practicar escalada… este último me da un poco de miedito, pero como dice él, si yo lo subí a la lancha debo subir a la palestra!!! Y eso que no lo subí al lanchón que cruza al Club de Regatas La Marina, que directamente le da terror!!! Se salvó porque el día del paseo terrestre a Tigre llovía mucho y ya era tarde, si no lo llevaba a tomar té al buffet del club de la otra orilla!!!

Ayer fue su último día de vacaciones, así que fuimos al cine, que era lo último que le quedaba por hacer. Elegimos ver una comedia en el Abasto, que es un Shopping construído en el antiguo mercado de Abasto de Buenos Aires, que da nombre al barrio y mote a Gardel como “El Morocho del Abasto”, puesto que vivió enfrente. Hoy el shopping ha revalorizado un barrio muy alicaído y la figura gardeliana asoma por los alrededores en pasajes, negocios de productos típicos, casas museos y cafés. La avenida Corrientes se veía aún más melancólica bajo la llovizna que no cesó desde el domingo.

Finalmente, nos decidimos por “Los Focker – La familia de mi esposo”, segunda parte de “La familia de mi novia”, recordada comedia del año 2000. Este tipo de películas de pasar el rato no es santo de mi devoción, es decir, me gustan, las disfruto, pero no las vería otra vez. Como soy dura de reir, generalmente sus situaciones me producen apenas una leve sonrisa o una risa apagada; prefiero el humor con esa suspicacia que lo hace casual e inesperado, y no las situaciones humorísticas que se plantean como tales… esas son más esperadas, tal vez será por eso que no me río!!! Pero bueno, uno sabe que en esta película va a ver eso, y de hecho están muy bien logradas y son cómicas, sobre todo porque no se ven forzadas.

La comedia está a la altura de la anterior, conserva todo su estilo, y el clima no decae en ningún momento, en parte por sus actores de gran talla (destaco al siempre versátil Robert De Niro), y por su trama que, pese a estar plagada de situaciones de humor, tiene un trasfondo de seriedad y que, dejando de lado el ambiente gracioso, plantea una reflexión sobre las relaciones familiares. La desesperación de Greg (Ben Stiller) por permanecer en el “círculo de confianza” creado por su futuro suegro Jack (De Niro) se traspasa de la primera película a esta continuación, y ante la presencia de sus propios padres (Dustin Hofman y Barbara Streissand, ambos de muy buen desempeño en roles agradables y sumamente humanos) deja planteados ciertos temas acerca de las familias. El planteo del círculo de confianza adquiere nuevos matices y finalmente la película da satisfacciones extra al espectador por la suerte de los personajes, que no sólo se remite a la consabida aceptación de Greg como marido de Pam.

Pero bueno, pese a que mi propia forma de ser y experiencia familiar me hace ver inevitablemente estas cosas, lo principal en el film es el humor, y si bien yo no “me c… de risa” como decía una chica que salía de la sala al mismo tiempo que nos tomamos un licuado y un helado, y visitamos la muestra de fotos de Gaby Herstein (me causa mucha gracia ver a Lanata vestido de osito de lana). El después? Jugamos un par de partidos de tejo, quedé 3-2 arriba en la general de 5 partidos; Julián: acabo de contraer una 4° deuda con vos: darte la revancha, porque reconozco que debe ser muy feo perder el último partido por 7–6 luego de estar 6-6 y 2-2 en la general!!! En todo caso, fue un todo armónico en el cual la película fue una parte importante, la excusa, y todo lo que esperaba de ella. ¿La recomiendo? Si, siempre y cuando sepan construir un todo armonioso que la complemente y vayan en buena compañía, entonces realzarán el buen momento y las sonrisas que les arranque el film!!!

Para ver más: entrá al sitio oficial haciendo click aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s